¿Resfriado, gripe… o coronavirus? Aprende a diferenciarlos

Si es la primavera, nos quejamos de alergia, pero cada año durante el invierno el gran problema sanitario es el de la gripe. Aunque este año la preocupación médica se centra en el avance del coronavirus (Covid-19), la gripe estacional ha sido siempre una grave inquietud entre los profesionales de la sanidad.

A la situación actual hay que sumarle los resfriados, también comunes en temporadas de frío: todos ellos tienen algunos síntomas en común, lo que puede provocar cierta confusión (e incluso algo de pánico) cuando uno empieza a notar alguno de ellos.

Por eso es importante, siempre pero en esta ocasión más aún, saber las diferencias entre el resfriado y la gripe, y entender en qué momento una persona puede tener que trasladarse hasta un centro médico para hablar con un profesional.

En cualquier caso, hay que recordar que los procesos infecciosos de las vías respiratorias como las gripes o el resfriado están provocados por un virus: precisamente por esto no se trata nunca con antibióticos, que solo actúan contra las bacterias. Así pues, tanto una gripe común como un resfriado, aunque molestos, no tienen cura; por eso es común escuchar que cuando uno tiene gripe “se le cura en una semana con medicamentos y en siete días sin ellos”; es decir, hay que dejar que pase.

Los síntomas más comunes de todos ellos y que pueden ‘compartir’ todas estas enfermedades son los siguientes:

Tos
Dolor de cabeza
Congestión nasal
Malestar general
La gripe dura siete días con medicacación y una semana sin ella

No obstante, para saber de qué se trata exactamente hay que buscar las diferencias: una clave es la fiebre.

Los resfriados comunes no suelen provocar fiebre, mientras que la gripe y el Covid-19 elevan la temperatura del cuerpo más allá de la denominada febrícula, es decir, generan una fiebre alta (por encima de los 38 grados).

Asimismo, la gripe suele provocar dolores y molestias musculares, especialmente en brazos, piernas y espalda, además de las articulaciones.

En un resfriado pueden aparecer también ciertos dolores, pero mucho más leves que cuando se trata de una gripe.

Además, en un resfriado los síntomas aparecen de manera gradual, mientras que los síntomas de la gripe suelen aparecer de un momento a otro, de golpe. Otro punto en el que hay que prestar atención es la tos, ya que dependiendo del tipo de enfermedad del que estemos hablando se presenta de una u otra manera:

Gripe: en una gripe, la tos suele ser no productiva, es decir, tos seca

Resfriado: en un resfriado, la tos es más moderada y sí suele ser productiva, es decir, con flema

Coronavirus: la tos en las personas con coronavirus también es tos seca, sin esputo

Asimismo, si uno siente dolor de garganta, irritación en los ojos, estornudos, picor en la nariz y moqueo frecuente —como cuando uno tiene alergia— es síntoma casi inequívoco de resfriado, ya que las secreciones nasales (mocos) son muy frecuentes en los catarros pero muy poco habituales cuando se tiene una gripe. Ahora bien, ¿podría alguien tener todos estos síntomas a la vez? No es tan habitual, pero podría ocurrir, dado que hay estudios que confirman que se puede contraer una gripe y un resfriado al mismo tiempo.

¿Cuándo acudir (o llamar) al médico?
Con la alerta del coronavirus, puede encontrarse uno en la tesitura de acudir o no al médico para ser evaluado más en profundidad. Si de la lista de síntomas relacionados con el Covid-19 uno confirma que tiene fiebre, tos y sensación de falta de aire, puede pensar que es el momento de acudir al médico. No obstante, hay que hacer un trabajo previo de reflexión, para evitar que se colapsen las líneas telefónicas: si además de los síntomas uno ha estado recientemente en alguna de las zonas de riesgo o ha tenido contacto estrecho con una persona que sea un caso confirmado por coronavirus, sí, es momento de llamar al médico.

¿Cuáles son las zonas que Sanidad considera de riesgo? No todos los países afectados por el Covid-19 son ‘zona de riesgo’. Según la última actualización del Ministerio de Sanidad, son consideradas áreas con evidencia de transmisión comunitaria China, Corea del Sur, Japón, Singapur, Irán y las regiones de Lombardía, Véneto, Emilia-Romaña y Piamonte, en el norte de Italia.

​​Solo en caso de que confluyan todas estas situaciones (tener los síntomas y haber estado en zona de riesgo o en contacto con un positivo) es momento de llamar al teléfono de emergencias.

En la llamada telefónica, los servicios sanitarios valorarán el estado de salud del paciente, así como sus antecedentes de viajes y el posible contacto con casos de coronavirus. De ser necesario, se procederá a la prueba; de no serlo, se seguirán las indicaciones que ofrezcan los sanitarios.

Sin tos ni falta de aire pero con fiebre

La fiebre, en principio, no es motivo suficiente para acudir al médico siempre y cuando se den unas circunstancias. Una persona relativamente sana puede pasar una gripe en la cama sin necesidad de pasar por la consulta, pero en ocasiones una fiebre alta puede generar ‘miedo’. ¿En qué momento debe ir uno al médico si tiene fiebre? En primer lugar, depende de la edad: por ejemplo, los médicos recomiendan acudir a urgencias cuando un bebé tiene una fiebre superior a los 39 grados, o una persona de cualquier edad si la fiebre llega a los 40 grados. Cuando la fiebre no llega a esta ‘barrera’, lo óptimo es tomar abundante líquido y tomar algún antitérmico, como el paracetamol o el ácido acetilsalicílico y esperar que se reduzca; en caso de que esto no ocurra en 48 horas, ya es hora de ir al médico.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí