“Somos familia, no disparen”; automovilistas piden piedad a sicarios en Tamaulipas

La ligereza del gatillo mostrada por el crimen organizado ha causado temor en la población de Tamaulipas, quien colocó mensajes con tinta blanca en los vidrios de sus autos y camionetas, para pedir a los criminales que no les disparen.

Por ejemplo, en una imagen que circula en redes sociales, los tripulantes de un vehículo tenían escrita la siguiente leyenda: “bebé a bordo, no me dispares. Somos familia, no delincuentes”.

En otro se leía: “trabajo honestamente y siempre viajo con mi niño de seis años ¡No me dispares! ¡No tengo dinero! ¡No me secuestres!”.

Pero los anuncios también forman parte de un llamado a la policía mexicana, que el pasado viernes abatió a Juan Daniel, de 23 años, en Río Bravo, Tamaulipas.

Según los datos preliminares, todo apunta a que el joven ingeniero fue confundido por la Policía Estatal de Tamaulipas, pues minutos antes los agentes habrían sido agredidos con armas de fuego, por hombres que viajaban abordo de una camioneta similar a la que usaba Juan Daniel.

La madre de la víctima, María Guadalupe Martinez Cepeda, aseguró haber hablado con su hijo vía telefónica, en la que escuchó cómo Juan Daniel suplicaba por su vida.

“Él salió a la tienda, como se tardó unos 15 minutos y yo escuché detonaciones, le marqué, y me contestó a la segunda vez, y escuché que gritaba que no le tiraran, pero se seguían oyendo balazos, y salimos corriendo, y al llegar todavía seguían disparando a la camioneta. Ese fue un asesinato, esos policías me arrebataron a mi hijo que porque lo confundieron”, acusó la mujer.

El cuerpo de Juan Daniel quedó dentro de la camioneta que se estrelló en el puente elevado del libramiento con brecha 109 de la colonia Primera de Mayo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí